Pierde Quintana Roo a una de las más férreas defensoras de su identidad cultural


Fallece la maestra de danza folklórica Teresa Hadad Salgado, dueña de una brillantísima trayectoria en el ballet de Amalia Hernández; sembradora de nuevas inquietudes, su legado es un semillero de nuevas vocaciones por el quehacer dancístico entre las nuevas generaciones

Pierde Quintana Roo a una de las más férreas defensoras de su identidad cultural

Maestra Teresa Hadad Salgado. Foto tomada de Facebook



841 vistas

Noviembre 29, 2018 20:05 hrs.
Biografías Estados › México Quintana Roo
Justo May Correa › enbocaspalabras

Caía la tarde cuando las jovencitas de la Escuela de Danza Folklórica ’D’Flor y Teresa’ arribaron al Estadio Olímpico ’Andrés Quintana Roo’ el viernes 10 de junio de 1988, acompañadas de su maestra Teresa Hadad Salgado.

Acudían una cita por demás importante: el estreno, en un evento internacional, de sus trajes regionales de Quintana Roo bordados por las mamás de las chicas. Los preparativos los habían iniciado varias semanas atrás conforme a las instrucciones de la maestra Teresa.

Hacia las diez de la noche, el presidente Miguel de la Madrid y el gobernador de Quintana Roo, Miguel Borge Martín, acompañados de la primera dama Rosalía Janetti de Borge —gran impulsora de la cultura—, inauguraban el Primer Festival de Cultura del Caribe, iniciándose una fiesta de cinco días con 600 participantes de 15 países del área.

Fue una noche esplendorosa que llenó de satisfacciones a la maestra Teresa Hadad, como aquellas otras a las que se acostumbró a saborear, como aquella de 1959 en que ella misma, con 15 años, y su hermana Flor de Azalea, de 13, se presentaron en el Campo Marte de la Ciudad de México frente a un auditorio especial encabezado por el presidente de México Adolfo López Mateos, o su tránsito posterior en el el Ballet de Amalia Hernández, el culmen de una carrera que marcó para siempre a dos hermanas a las que la danza unió más que su propia sangre.

’Hoy eres la dulce paloma blanca que vuela hacia los brazos de Dios’, ha escrito este jueves 29 de noviembre de 2018 Flor de Azalea a su hermana Teresa, que en la madrugada de esta fecha se apeó del tren de la vida en el que todos vamos.

Cómo transmitía su amor por la danza

El grupo que debutaba esa noche en un escenario internacional había empezado a conformarse con estudiantes de quinto y sexto grado de diferentes escuelas primarias de la ciudad de Cancún, como la “Agustín Melgar” de la supermanzana 27, donde la maestra animó a las colegialas a interesarse por la danza folklórica.

“Esto, muchachas, si lo llegan a tomar en serio, es una profesión que les da para vivir, para pasear, para conocer el mundo”, les decía. Dos de esas alumnas eran Margarita y Genny May Pascual. Margarita estuvo varios años, pero optó finalmente por el magisterio. Genny abrazó la profesión —además de otra carrera— y dicho y hecho, desde hace 23 años es integrante del Ballet Folklórico Internacional del Gobierno del Estado de Yucatán, cumpliendo el grupo en ese tiempo incontables giras nacionales e internacionales llevando muy en alto el nombre de México.

Oriunda de Chetumal y radicada desde mediados de los ochentas en Cancún, esa fue la misión que cumplió con creces la maestra Teresa en una amplísima trayectoria en activo y como maestra.

Vaya nuestro más sentido pésame a toda la familia, en especial a la maestra Flor y a los hijos de la maestra Tere: Maya, Salim, Christian y Mayté Saldívar Hadad.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


UA-130237467-1