Carmita Portes Rosado, pariente del expresidente Portes Gil, ha fallecido en Chetumal a los 106 años


Su padre Feliciano Portes Rodríguez fue contramaestre del Pontón Chetumal que llegó el 22 de enero de 1898 para fundar Payo Obispo, al mando del entonces Subteniente de la Marina Othón Pompeyo Blanco

369 vistas

Enero 05, 2019 03:49 hrs.
Biografías Nacional › México Quintana Roo
Justo May Correa › enbocaspalabras

Nacida en Payo Obispo (hoy Chetumal) el 19 de septiembre de 1912, Carmita Portes Rosado tenía 16 años cuando el 1 de diciembre de 1928 Emilio Portes Gil, primo hermano de su papá Feliciano Portes Rodríguez, tomó posesión como presidente de México.

Portes Gil fue nombrado presidente por el Congreso tras el asesinato de Álvaro Obregón en La Bombilla el 17 de julio de 1928. Estuvo en el cargo del 1 de diciembre de 1928 al 5 de febrero de 1930, fecha en que entró Pascual Ortiz Rubio por un año y siete meses: del 5 de febrero de 1930 al 2 de septiembre de 1932.

Luego de una vida plena, la madrugada de este viernes 4 de enero de 2019 ha fallecido en Chetumal a los 106 años de edad Carmita, la joven que a principios del siglo pasado iniciaba una existencia que le permitió ser testigo de las transformaciones de Quintana Roo de Territorio Federal a estado libre y soberano de la federación.

Doña Carmita, quizás la mujer más longeva nacida en Quintana Roo, era bisabuela de Iván Ulises y Aranza Ugalde Rodríguez, hijos del periodista Javier Ugalde García y de su esposa Rosita Rodríguez.

Carmita Portes Rosado fue la tercera de cuatro hijos de la pareja formada por Feliciano Portes Rodríguez y Francisca Rosado Quintanilla, nacida en Corozal, hoy Belice, descendiente de las familias que poblaron Bacalar y que huyeron al territorio controlado por los ingleses, al otro lado del Río Hondo, luego de que estalló la Guerra de Castas en 1847.

El padre de Carmita Portes Rosado, Feliciano Portes Rodríguez, fue contramaestre del Pontón Chetumal que llegó el 22 de enero de 1898 para fundar Payo Obispo, al mando del entonces Subteniente de la Marina Othón Pompeyo Blanco.

Una entrevista de semblanza de Manuel Villanueva a doña Carmita por sus 105 años

El historiador y periodista Manuel Villanueva Enríquez publicó en la edición 47 de su revista Primer Mestizaje de diciembre de 2017 una entrevista de semblanza de doña Carmita bajo el título “Doña Carmita Portes Rosado cumplió felizmente 105 años rodeada del amor y cariño de sus hijos, nueras, nietos y bisnietos. Una admirable, ejemplar, y valiente mujer payo obispense”. He aquí el contenido:


De oficio enfermera y secretaria, primera representante como embajadora de las fiestas patrias en la época del gobernador del Territorio Federal de Quintana Roo, el general Rafael E. Melgar. Fue una de las primeras damas que portaron orgullosamente el traje de chetumaleña.

Hace unos días, con motivo de haber celebrado 105 años de edad la apreciable señora Carmita Portes Rosado la fui a visitar. Es una antigua amiga de mi familia. Es hija de los estimables señores Feliciano Portes Rodríguez y Francisca Rosado Quintanilla, oriunda de Corozal y descendiente de los pobladores de Bacalar que huyeron a esta población cuando estalló la Guerra de Castas el 31 de julio de 1847.

Feliciano llegó en el Pontón Chetumal aquel 22 de enero de 1898 con el subteniente de la Marina don Othón P. Blanco Núñez de Cáceres.

Ambos señores procrearon cuatro hijos: Manuela Portes de Sánchez, Aurora Portes de Garay, Carmita Portes de Rodríguez y Feliciano Portes Rosado.

Doña Carmita se casó con el señor Santiago Rodríguez Solís. Ambos procrearon a Luis Felipe, Carmen del Sufragio y Rubén Iván Rodríguez Portes, quienes a su vez les dieron 14 nietos y 17 bisnietos.

Doña Carmita a sus 105 años camina perfectamente con su bastón por toda su casa, se baña sola, claro, bajo la vigilancia de su nuera Lupita. Aunque tiene poca visibilidad y disminución auditiva, todavía se acuerda de algunas cosas, entre ellas que está muy feliz con todos sus hijos, nueras, nietos y bisnietos, quienes siempre están pendientes de ella.

Doña Carmita se acordó muy bien de un servidor, así como de mis padres Emilio (Milicho) y su tocaya Carmita Enríquez (qepd), así como de todos mis hermanos, porque ella era quien nos inyectaba cuando nos enfermábamos.

Entre otras cosas, me dijo: “En los años de 1930 a 1940 yo trabajaba en la jurisdicción del Centro de Salud de Payo Obispo y hubo una fuerte influenza, la verdad no sé de qué, en Xcalak, por lo que de inmediato me enviaron a vacunar a toda la población de esa bonita población porteña.

En esos tiempos Xcalak tenía mucho movimiento coprero (extracción de la copra del coco). Recuerdo que nos fuimos en un bote de vela y tardamos casi dos días en llegar.

Nosotros fuimos en un tiempo campechanos, pero cuando se recuperó el Territorio Federal de Quintana Roo el presidente de México, general Lázaro Cárdenas, envió como gobernador del Territorio al general Rafael E.Melgar, por cierto un gran gobernante que hizo mucho por nuestro pueblito. Sus obras todavía las podemos observar.

En ese tiempo en el año 1936 me nombraron Embajadora de las Fiestas Patrias; creo que fui la primera. También junto con otras paisanas portamos por vez primera el primer traje representativo de Chetumal.


***



Javier Ugalde ha expresado sus más sentidas condolencias a la familia, a su esposa Rosa Rodríguez, a sus tíos Karina Rodríguez, Rubén Ivan Rodríguez y Fabiola Rodríguez, además de sus primos, casi todos presentes en Chetumal para darle el último adiós a su querida y longeva abuelita y bisabuela que falleció en su casa de Chetumal acompañada también de su hijo menor, Don Rubén Rodríguez Portes. Descanse en paz.
Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


UA-130237467-1