enbocaspalabras

Justo May Correa


Intentan desacreditar el despertar de los pueblos

Intentan desacreditar el despertar de los pueblos


271 vistas

Diciembre 02, 2017 08:49 hrs.
Política Nacional › México Quintana Roo
Justo May Correa › enbocaspalabras

Se observa un afán por desacreditar el despertar de los pueblos. Sus detractores le buscan explicaciones acomodadas al gusto de sus aliados alineados a que las cosas no cambien por temor a perder sus privilegios.

Sienten que su felicidad material estará en peligro si los que menos tienen son capaces de llevar al poder liderazgos decididos a introducir cambios radicales a las formas de dominación que mejor les han funcionado.

Este viernes 1 de diciembre de 2017 se llevó a cabo la 55ª. Conferencia Anual de Ejecutivos de Perú (CADE), y en ese escenario Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo de PRISA, grupo editor del periódico español El País, que se publicita como ’El periódico global’ que hace algunos años viró su línea editorial hacia la derecha, advirtió, no sin cierta alarma, que "las redes sociales están promoviendo el populismo (…) una lacra que opera en los países democráticos y occidentales desde hace muchos años".

E inevitablemente se refirió al éxito británico del Brexit como fruto de la misma trama rusa que, afirman los medios norteamericanos una y otra vez, influyó en el acceso al poder de Donald Trump, asociando también el mismo argumento al tema de Cataluña que sigue escribiendo su propia historia en un país, España, que efectivamente, fue por tres siglos el primer imperio global de la historia de la humanidad.

Y por ello mismo el dolor ha de sentirse al doble al tener enfrente, con el movimiento independentista catalán, una receta equivalente a una sopa de su propio chocolate.
Juan Luis Cebrián cree que hay una manipulación cibernética que quiere generar confusión y conflicto para afectar al sistema representativo y a la estabilidad política y económica de los países que han funcionado con un modelo de democracia muy conveniente para ellos.

En México se avecinan las elecciones presidenciales 2018 y la mayoría de los medios se alinearon inmediatamente a la causa del libanés ahora ex secretario de Hacienda José Antonio Meade, el tecnócrata sin partido que sirvió en el gobierno panista de Felipe Calderón (2006-2012), y en el priista de Enrique Peña Nieto en desarrollo.

Al presidencial destape de la precandidatura de José Antonio el lunes 27 de noviembre los sectores priistas, en una acción concertada, lo convirtieron en los hechos en candidatura, con el fin de asegurarse que otros aspirantes dejados en el camino no se saldrán del carril, como fue el caso de la ex gobernadora de Yucatán Ivonne Ortega, que el viernes 1 de diciembre olvidó sus promesas de cambiar las cosas en el país con un perfil propio que resultó falso, para sumarse a la propuesta de Enrique Peña Nieto.

Frente a la amenaza populista, en el evento de Perú Juan Luis Cebrián subrayó el rol de los medios en el desarrollo de los países y la democracia. "Es muy importante entender que en una sociedad capitalista sin medios privados perecerá la democracia y la libertad de prensa".

Sí, perecería una democracia, en el caso mexicano, legitimada en esos medios durante 2016 por 8 mil 500 millones de pesos en publicidad oficial para el gobierno federal, sin considerar a los gobiernos locales, que fue a parar a los bolsillos de la prensa escrita, radio y televisión. Una cifra 257% mayor a los 2 mil 408 millones de pesos aprobada por la Cámara de Diputados.

No está por demás añadir que esas grandes cantidades quedan en unos cuantos bolsillos: los de los enormes consorcios de la comunicación, que son los que más se oponen a cualquier cambio. En 2014, de 1,767 proveedores individuales que obtuvieron contratos del gobierno federal para publicidad oficial, 10 acumulaban 45% del gasto total.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.