La última caminata del Dr. Kelly


Este el el título del nuevo libro del autor Justo May Correa, en el que brinda detalles de la forma en que un científico quedó atrapado entre las redes de los intereses de las potencias en la invasión a Irak

La última caminata del Dr. Kelly

441 vistas

Julio 08, 2017 22:03 hrs.
Biografías Internacional › México
Redacción/ enbocaspalabras › enbocaspalabras


El viernes 3 de abril de 2015, Judith Miller, premio Pulitzer de periodismo, escribió una nota en The Wall Street Journal en la que manifestó que un artículo que acusaba a Sadam Hussein de estar fabricando una bomba atómica, publicado en primera plana el sábado 7 de septiembre de 2002 en The New York Times, en realidad era falso.

Sin embargo, sirvió de base para detonar la invasión a Irak el 20 de marzo de 2003, que culminó con la muerte del presidente Sadam Hussein, un antiguo aliado de los Estados Unidos.

Inmediatamente después de la publicación, la Consejera de Seguridad Nacional Condoleezza Rice; el secretario de Estado Colin Powell y el secretario de la Defensa Donald Rumsfeld, aparecieron en la televisión y apoyaron la posición y la historia del periódico, seguidos el 24 de septiembre por Tony Blair y el respaldo a éste del presidente George W. Bush.

Sin embargo, el británico doctor David Kelly, jefe de inspectores de armas de la ONU en Irak, desmintió en la BBC de Londres el 29 de mayo de 2003 el informe que sirvió como justificante de la invasión, al revelar que fueron falsos los argumentos de Estados Unidos y Gran Bretaña para declarar la guerra a Sadam.


Unos días después, el 17 de julio, el doctor Kelly envió desde su hogar un correo electrónico a Judith Miller, la periodista del Times, en el que le dejaba constancia de que “muchos actores oscuros están jugando con las cosas”; salió a caminar por el bosque cercano a su casa. Ya no regresó. Al día siguiente encontraron su cadáver.

The New York Review of Books publicó en 2004 que The New York Times desempeñó un papel clave en la legitimación del conflicto.

Después de que Husein fuera ahorcado el viernes 30 de diciembre de 2006, el periódico español El País publicó: “No tenía las armas de destrucción masiva que dijo Bush, pero eso a la postre fue lo de menos”, tras calificarlo de “dictador implacable”.

Reacción

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


UA-130237467-1