México y EEUU, dos vecinos que comparten sus crisis


Desabasto por medidas de AMLO revelan robo de combustibles por más de 3,000 millones de dólares al año. Trump declara crisis humanitaria en la frontera sur estadounidense, pero demócratas lo acusan de tergiversar las cosas con el fin de conseguir dinero para el muro

1,777 vistas

Enero 09, 2019 12:01 hrs.
Política Internacional › México
Justo May Correa › enbocaspalabras

Mientras en México crece el malestar por el desabasto de combustible por efectos de medidas para evitar que continúe un robo que arroja cifras anualizadas de más de 3 mil millones de dólares, la noche de este martes el presidente Donald Trump declaró crisis humanitaria en la frontera con México —que visitará este jueves—, y volvió a acusar que por el lado mexicano entran drogas y gente indeseable que comete crímenes en Estados Unidos. En un mensaje a la nación intentó convencer una vez más al Congreso a fin de que asigne recursos para un muro de acero en la frontera, pero los demócratas le dijeron de inmediato que está tergiversando la situación.

El presidente López Obrador admitió este miércoles que hay demoras, retrasos y desabasto en algunas gasolineras por el cierre de ductos de Pemex, pero dijo que no los abrirá porque son usados por huachicoleros. ’Vamos a resistir todas las presiones’, dijo en su conferencia de prensa mañanera desde Palacio Nacional, y pidió a la ciudadanía no dejarse someter, ’ni vencer por la delincuencia’ y actuar con prudencia, sin caer en pánico.

Cerca de 4 mil elementos del Ejército mexicano y de la Marina Nacional tomaron el control la víspera de varias refinerías de Petróleos Mexicanos ante el robo de combustible en el país.

Las Fuerzas Armadas acudieron para resguardar las refinerías de Salamanca, en Guanajuato; Ciudad Madero, Tamaulipas; Minatitlán, Veracruz; Tula, Hidalgo; Salina Cruz, Oaxaca; y Cadereyta, Nuevo León.

El analista de Excélsior Darío Celis Estrada publicó que el robo de combustible en Pemex es un monstruo de muchas cabezas y el huachicol es la más visible por sus 12 mil 580 tomas clandestinas.

Las otras cabezas son la sustracción en terminales de almacenamiento, pipas en circulación, terminales marítimas (buquetanques) y refinerías.

El presidente Andrés Manuel López Obrador cuantificó el daño en 66 mil millones de pesos, pero hay fuentes en la paraestatal que aseguran que el robo llega a alcanzar 15% del consumo nacional, que es de 800 mil barriles diarios.

El robo a Pemex se convirtió en un deporte nacional que involucró en los últimos sexenios a toda la clase política de los tres niveles de gobierno y a toda la cadena de suministro, producción, distribución y comercialización.

Los gobiernos de Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto están involucrados, por acción o por omisión.

Este gobierno dio el primer paso para atacar la corrupción: cerrar algunos ductos de Pemex, meter a la Defensa Nacional y a la Marina para cuidar el transporte de gasolinas en pipas y supervisar las instalaciones de refinerías y terminales de almacenamiento.

Los pasos por venir son varios y ahora le adelanto algunos que seguramente serán anunciados por Pemex en los próximos días.

1) Para garantizar la seguridad en el trasporte de gasolinas que va de las refinerías-terminales de almacenamiento a las 12 mil 222 estaciones de servicios, Pemex va a optimizar el sistema de comunicación, además de que la Defensa, Marina y la Policía Federal van a resguardar mejor las carreteras.

2) A los concesionarios privados y a las mil 485 pipas de Pemex se les va a exigir que tengan mejores sistemas tecnológicos y mejores protocolos de seguridad para que salgan de las refinerías con la cantidad completa de combustible y a tiempo.

3) Muchos de los concesionarios del transporte de Pemex, sobre todo aquellos que no están certificados y a quienes las direcciones de Pemex anteriores hicieron trajes a la medida para ganar licitaciones, serán investigados en sus prácticas de distribución por parte de las autoridades judiciales federales para identificar su posible vínculo con el crimen organizado. Estamos hablando de empresas transportistas de Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo y Guanajuato.

4) A los más de 13 mil 800 autotanques y semirremolques de privados, con permisos de la Comisión Reguladora de Energía, se les exigirá contar con altos estándares de seguridad para evitar los robos en ciudades y carreteras.

5) Las administraciones de las terminales de almacenamiento de petrolíferos de Pemex observarán rigurosos sistemas administrativos y anticorrupción para evitar la refactura que se da en esos recintos y por la cual se vende el combustible a precio más bajo.

6) Se incrementará el presupuesto para capacitar a más trabajadores de Pemex sobre inspección física y documental de pipas, así como en la detección de tomas clandestinas en los ductos, ya que este rubro cayó y de mil 245 trabajadores instruidos en el 2015, en 2017 sólo había 113.

Por todo este combate a la corrupción es que el robo de combustible fue reclasificado por este gobierno como ’delito grave’ (junto con la corrupción y el fraude electoral), y quienes sean enjuiciados tendrán que enfrentar el proceso sin derecho a fianza.

Trump estará este jueves en la frontera con México



En su discurso a la nación la noche de este martes, el presidente Donald Trump aseguró que hay "una creciente crisis humanitaria y de seguridad en nuestra frontera sur".

Esto sucede en momentos en que una nueva caravana de centroamericanos se apresta a cruzar la frontera mexicana con intenciones de llegar a Estados Unidos o conseguir empleo en el proyectado Tren Maya.

Al respecto, en una conferencia de prensa mañanera con el presidente López Obrador este martes, la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero anunció que el gobierno de México ya no permitirá el libre y desordenado e ilegal paso de migrantes centroamericanos y para ello han desplegado fuerzas de migración para cumplir esta tarea. Sólo se dará paso a quienes se presenten en orden y con documentos en orden en los puestos migratorios.

El presidente Trump dijo en su discurso que "Todos los estadounidenses son perjudicados por una migración ilegal descontrolada" y calificó el problema como "una crisis del corazón y del alma", publicó La Voz de los Estados Unidos.

Trump señaló que todos los días los agentes fronterizos encuentran a "miles de inmigrantes ilegales que tratan de ingresar al país, y que no hay espacio para retenerlos, y no hay manera de devolverlos inmediatamente a su país".


Señaló que Estados Unidos recibe a "millones de inmigrantes legales que enriquecen nuestra sociedad y contribuyen a nuestra nación", pero afirmó que la inmigración ilegal desgasta los recursos públicos y contribuye a la reducción de empleos y salarios. Aseguró que entre los más perjudicados están los afroestadounidenses y los hispanos.

Reiteró que la frontera sur es una vía directa para el ingreso de extensas cantidades de drogas ilegales, incluidas metanfetaminas, heroína, cocaína y fentanilo. Dijo que cada semana 300 estadounidenses mueren solo por consumo de heroína, 90% de la cual ingresa por la frontera sur. Y destacó que este año morirán más estadounidenses a causa de las drogas que los que murieron durante la Guerra de Vietnam.

Trump indicó que su administración ha presentado al Congreso una "propuesta detallada" para asegurar la frontera y detener a las bandas criminales, los traficantes de drogas y los traficantes de personas, lo que calificó como "un problema tremendo". Afirmó que la propuesta fue desarrollada por "profesionales de la ley y agentes fronterizos del Departamento de Seguridad Nacional", quienes han solicitado esos recursos para cumplir adecuadamente su misión y mantener seguro al país.

El presidente afirmó que los 5.700 millones de dólares que ha pedido para el muro en la frontera fueron solicitados por "los profesionales de la ley" , y que a petición de los demócratas, "será una barrera de acero en lugar de un muro de hormigón".

"Esto es solo sentido común", indicó, al tiempo que volvió a repetir su afirmación de que el muro se pagaría "muy rápidamente por sí mismo", comparando la cantidad solicitada con los 500 mil millones de dólares anuales que dijo es el costo de las drogas ilegales. También reiteró que el muro será pagado indirectamente por el nuevo acuerdo comercial firmado con México.

Trump aseguró que el cierre del gobierno, este miércoles en su décimo noveno día, "puede solucionarse en 45 minutos, si los legisladores demócratas lo quisieran".

Señaló que ha convocado a una reunión con ellos el miércoles para tratar de superar el problema, creado por su insistencia de que el Congreso le asigne fondos para la construcción del muro, el cual prometió construir desde que era candidato presidencial.

Trump afirmó que los fondos son necesarios por razones de seguridad y humanitarias, y dijo que era "inmoral" que los políticos "no hagan nada".

El mandatario utilizó un lenguaje emotivo hacia el final de su exposición, refiriéndose a los estadounidenses que fueron asesinados por personas que estaban en el país de forma ilegal y dijo: "Me he reunido con docenas de familias cuyos seres queridos les fueron arrebatados por la inmigración ilegal. He sostenido las manos de las madres que lloran y abracé a los padres afligidos. Muy triste. Tan terrible".

Trump a menudo destaca situaciones de ese tipo, aunque estudios realizados durante varios años han encontrado que los inmigrantes cometen menos crímenes que las personas nacidas en Estados Unidos.

En su respuesta al discurso del presidente, los líderes demócratas de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, y el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, acusaron al presidente de tergiversar la situación en la frontera, y le instaron a reabrir los departamentos del gobierno cerrados, para que cientos de miles de trabajadores federales puedan cobrar sus salarios.

Pelosi aseguró que el presidente había “elegido el miedo” en vez de los hechos, "y el hecho es que: el presidente Trump debe dejar de mantener como rehenes al pueblo estadounidense, debe dejar de crear crisis, y debe abrir el gobierno".

Agregó que concordaban en la necesidad de asegurar las fronteras, "al mismo tiempo que honramos nuestros valores", pero aseguró que las mujeres y niños en la frontera no son una amenaza de seguridad, "son un desafío humanitario".

El senador Schumer también instó al presidente Trump a continuar las conversaciones después de reabrir el gobierno porque "no hay excusa para lastimar a millones de estadounidenses por diferencias políticas". Apuntó que la democracia estadounidense no funciona así, "no gobernamos con rabietas", dijo.

Acusó a Trump de usar "el telón de fondo de la Oficina Oval para crear una crisis, atemorizar y distraer la atención de la confusión en su administración".

"Podemos asegurar nuestras fronteras sin un caro e ineficiente muro. Y le damos la bienvenida a inmigrantes y refugiados legales sin comprometer nuestra seguridad", indicó el senador.

Finalizó señalando que: "el símbolo de EE.UU. debe ser la Estatua de la Libertad, no un muro de 30 pies".

La mayoría demócrata en la Cámara de Representantes aprobó una medida para abrir el gobierno, pero se niega a incluir en ella fondos para la construcción del muro en la frontera con México.

El presidente ha anunciado un viaje a la frontera sur, el jueves, con el fin de continuar la presión por los fondos para el muro.
Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


UA-130237467-1