Punta Esmeralda, el oasis del Caribe mexicano que mejor libra el sargazo


Setenta kilómetros al sur de Cancún, en una colonia de Playa del Carmen en la Riviera Maya, sus playas generalmente limpias conviven con un cenote de cristalinas aguas dulces que se están convirtiendo en las favoritas del turismo deseoso de dejar de lidiar con tanta alga marina

166 vistas

Agosto 13, 2018 20:21 hrs.
Turismo Internacional › México
Justo May Correa › enbocaspalabras

Cuando el turismo estadounidense de la Riviera Maya —70 kilómetros al sur de Cancún— pregunta dónde hay una playa limpia de sargazo, recibe como respuesta la información de un punto costero poco frecuentado en Playa del Carmen: Punta Esmeralda.

Resguardada por un arrecife, Punta Esmeralda libra muy bien los principales embates del alga marina que se ha enseñoreado de una franja importante de las más preciadas costas turísticas de Quintana Roo. Además, tiene un plus: junto a ella, un ’ojo’ de dulces aguas cristalinas que desembocan en el Mar Caribe hace las delicias de los bañistas.

En momentos en que las entidades turísticas, políticas y económicas de la federación apenas empiezan a reaccionar, luego de semanas de no ponerse de acuerdo a la hora de hablar del impacto negativo de los incontrolables manchones de sargazo, muchos estadounidenses han tenido que buscar opciones playeras libres del alga marina que trae locos a autoridades, turisteros y científicos empeñados en explicarse y resolver el fenómeno, si bien cíclico, hoy más crudo sobre los países del Atlántico poniente, desde Brasil hasta Estados Unidos.

La presencia de la macroalga amenaza con echar al cesto de la basura millones de dólares gastados en ofertas que publicitan el mar turquesa y blancas arenas características de la región, sepultados bajo camas vegetales flotantes de hasta de 80 centímetros de espesor que convierten en engañosa cualquier publicidad y que, por lo mismo, están decepcionando a los visitantes.

Es importante señalar que expertos están convencidos que las zonas turísticas afectadas corresponden tan sólo al 2% del potencial costero de 860 kilómetros de Quintana Roo —del Río Hondo a Cabo Catoche—, pero toca puntos neurálgicos de la actividad económica local de la industria de la hospitalidad, que en 2017 registró un crecimiento de 6.7%, según el Inegi, y que hoy no puede mantener una información veraz de sus bondades.

El sargazo es un alga que forma grandes conjuntos enmarañados que se mantienen a flote por medio de vejigas llenas de gas, y se extienden hasta el horizonte en el Mar de los Sargazos y, de acuerdo con los expertos, desprendimientos de esas regiones viajan hasta estos lares con las corrientes marinas.

Entre el 19 de junio y el 8 de agosto fueron recolectados 125 mil metros cúbicos del vegetal en 41 playas de siete municipios, según acaba de informar la Secretaría de Turismo de Quintana Roo.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.